PERÚ SE POSICIONA EN EL CUARTO LUGAR EN EL MUNDO EN EXPLORACIÓN MINERA

PERÚ SE POSICIONA EN EL CUARTO LUGAR EN EL MUNDO EN EXPLORACIÓN MINERA

8 enero, 2019 Desactivado Por Federación Minera


Según informe de S&P Global el sector minero en el Perú pasó del quinto al cuarto lugar como mejor destino para la inversión minera, este crecimiento es solventado por los tres grandes proyectos que el sector tendrá: Quellaveco, Mina Justa y la ampliación de Toromocho, proyectos que vieron la luz gracias a la exploración que dinamizará la minería y éste a su vez el PBI nacional.

Es por este motivo que es una buena noticia el saber que el Perú es el primer país en la región en exploración minera y el cuarto en el mundo.

“Si no se explora no habrá futuros proyectos”, remarca Carlos Gálvez, presidente de Perumín 2019. De allí la preocupación suscitada por la caída de la inversión en exploración minera en el 2018.

En contraste a esto, el Ministerio de Energía y Minas (MEM), informó que el dinero invertido en exploración en el Perú llegó a US$325,5 millones en enero-octubre del 2018, siendo 12% menor al 2017, algo completamente opuesto al sector global, que obtuvo un incremento del 20% el año pasado.

“Si se llega a confirmar esta noticia, será la segunda vez que tendremos esta posición de líderes en Latinoamérica. La última fue en 2009, cuando obtuvimos el tercer lugar a nivel mundial”, destaca Miguel Cardozo, presidente de la mina junior Alturas Minerals.

De acuerdo con S&P Global, el presupuesto asignado a exploración minera en los cinco continentes sumó US$10,1 mil millones en el 2018 (19% más que en 2017), monto que tuvo como principales receptores a Canadá (14%), Australia (13%), EE.UU. (8%), Perú (6%) y México (6%), en ese orden.

Por último para Ricardo Carrión, gerente de mercado de capitales de Kallpa Securities, señala que el déficit de exploraciones mineras obedecen a la poca disponibilidad de las empresas para este fin. Sumado a esto la dificultad por tener terrenos, ya que estos se encuentran en dominios de comunidades, y la demora en la obtención de permisos para perforar, que el nuevo reglamento ambiental para exploración minera no ha aliviado sino agravado.